Tu Salud No Se Va De Vacaciones

Por estas fechas me cuentan constantemente que no se ha podido seguir mis pautas porque es agosto/verano/vacaciones.  Si realmente nos creemos esto y decidimos dejar de cuidarnos cada vez que salimos de nuestra rutina diaria vamos a encontrar excusas en Navidad, Semana Santa, el puente de mayo, la fiesta mayor de nuestro pueblo, nuestro cumpleaños, la boda de tu mejor amigo, los dos meses de verano…¡suma y sigue!

Os propongo otra manera de enfocar los días de descanso para que tu salud te lo agradezca:
– Aprovecha el espacio mental que deja libre el no trabajar para probar esa receta nueva en la cocina
– Visualiza las mejoras que quieres tener incorporadas en tus hábitos de salud y utiliza el periodo de descanso para ir incorporando los cambios poco a poco – siempre es un esfuerzo añadir cosas nuevas a tu rutina pero al no estar trabajando se hace mucho más fluido.
– Toma un curso intensivo de algún deporte nuevo para compensar el moverte menos (que podrías seguir practicando por tu cuenta una vez de vuelta a la rutina).
– Otra opción sería tomar un curso de cocina donde se hacen recetas in situ – luego puedes practicar con la familia a ver cuáles tienen éxito.  Recomiendo mucho los deGemma Hortet, por ejemplo.
– Elige unas vacaciones que incluyen actividades físicas al aire libre.
– Elige alojamiento que permite comer relativamente sano – hay cada vez más opciones de retiros vegetarianos, casas macrobióticas, hoteles con opciones varias de menús…el alquilar un apartamento, te permite comprar tu propia comida, guardarla en nevera y cocinarla tú.
– Prepara platos fríos de tupper para las excursiones de día – ensaladas de quinoa, arroz, mijo, pasta integral con verduras ralladas, encurtidos, semillas y aliños divertidos (en casa les encanta con pesto!!), croquetas de verduras horneadas, bocadillos estilo “wrap” con menos harina y más relleno, fruta fresca troceada o batidos estilo smoothy semi-congelados para beber…
– En el caso de estar en un hotel con buffet libre, mi consejo es de tirar de muchísima verdura (si no sabe a nada, aliña con imaginación), legumbres y frutos secos.  Si el alimento animal es de baja calidad, hace más daño en el cuerpo que un alimento vegetal de baja calidad.
– Lleva contigo un buen probiótico y unas enzimas digestivas o un suplemento que llevelos dos para ayudar a compensar los excesos.  El Umebol de Mimasa va muy bien para esto y para alcalinizar de nuevo el cuerpo.

Recuerda que cuánto mejor comes en tu día a día, más notarás a tu cuerpo “quejarse” ante los excesos de una mala alimentación.  Intenta sufrirlo lo menos posible y elegir sabiamente tu destino.  Puedes recuperar tu equilibrio de nuevo una vez regreses a casa y si no lo ves claro ¡aquí estoy para ayudarte!


The Author

Carolina

Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies